Una embarazada puede bailar

Una embarazada puede bailar

Baile de los 9 meses de embarazo

Antes de que decidas que este artículo no te concierne, que no estás ni mucho menos preparada para tener hijos o que has decidido no tenerlos, te animo a que lo leas de todos modos.  Puede que te sorprenda saber que tu conexión con tu cuerpo comenzó mucho antes de nacer, que tu repertorio de movimientos puede haber sido influenciado por tu primer hogar, el vientre materno, y que puedes apoyar una salud mental positiva para ti y para tu hijo no nacido.

Durante mi primer embarazo, sabía que el ejercicio era importante y que tenía muchos beneficios para mí como portadora del bebé.  Sabía que podía ayudarme a controlar mi peso, a aumentar mis niveles de energía e incluso a prevenir o reducir los síntomas físicos y emocionales.  Me sorprendió no poder encontrar ninguna clase de danza prenatal, ya que la danza era una forma natural de expresión y parecía la intervención perfecta durante una época de confusión, ansiedad y emociones intensas.

Como terapeuta de la danza y el movimiento, podría haber anticipado lo que los investigadores han descubierto recientemente.  Practicar una actividad física durante el embarazo puede favorecer los hitos del desarrollo de los bebés.  Un artículo reciente publicado en el Journal of Medicine and Science in Sports and Exercise descubrió que “el ejercicio durante el embarazo puede influir positivamente en los sistemas en desarrollo permitiendo un mejor desarrollo neuromotor, lo que lleva a que los bebés sean más hábiles en el movimiento, y presumiblemente más propensos a ser activos.”  Un estudio realizado en 2013 en la Universidad de Montreal descubrió que los bebés nacidos de madres que hacían ejercicio al menos 20 minutos de intensidad moderada tres días a la semana nacían con cerebros más maduros.  Esto no debería sorprender porque conocemos los beneficios que la danza tiene sobre el cerebro y la actividad neuromotora.

  Danzas y bailes tradicionales

La mujer embarazada sabe bailar

Atrás quedaron los días en los que se pedía a las mujeres embarazadas que se limitaran a guardar cama y a realizar las mínimas actividades. Hoy en día, incluso los médicos aconsejan que las mujeres embarazadas se mantengan activas y hagan algún tipo de ejercicio durante el embarazo para mantener su cuerpo flexible y facilitar el parto.

Pero si tienes algún tipo de complicación o entras en la categoría de embarazos de alto riesgo, consulta con tu médico antes de realizar cualquier tipo de actividad física. Aparte de la marcha y el yoga, hay otras formas de ejercicio que están disponibles y se sugieren para las mujeres embarazadas en estos días. Una de ellas es el baile. Si estás esperando un bebé, te explicamos cómo te puede beneficiar bailar durante el embarazo.

Sí, bailar es absolutamente seguro durante el embarazo. De hecho, es un gran ejercicio durante el embarazo. No sólo puedes mover tu cuerpo al ritmo de la música que te gusta, sino que es una forma estupenda de mantener la flexibilidad y tonificar los músculos.

Si es la primera vez que baila, es aconsejable que se limite a una forma de baile suave que no sea demasiado extenuante y que no implique muchos saltos. En general, el baile se considera seguro durante el embarazo siempre que estés sana, tu embarazo vaya bien y estés acostumbrada. Por lo tanto, consulta a tu médico y obtén su visto bueno antes de practicar esta forma de ejercicio.

  Bailando una noche loca

El baile del embarazo – Semana a semana

El ejercicio moderado y regular durante el embarazo puede ayudar a reducir el dolor de espalda, facilitar el parto, reducir el aumento excesivo de peso y mejorar su salud y la de su bebé. Durante el embarazo, tu médico ginecólogo o matrona te recomendará que hagas al menos 30 minutos de ejercicio al día.

Es muy recomendable que elijas bailes que estén supervisados por un instructor de baile que conozca bien el embarazo.  Los bailes de samba, salón y salsa son los recomendados durante el embarazo. Si eliges los bailes de salón, asegúrate de evitar levantar objetos pesados. Si no se dispone de estos tipos de clases, también se recomiendan las clases de baile aeróbico de baja intensidad.

Aunque los tipos de baile recomendados tienen muchas ventajas, hay tipos de baile que pueden ser más perjudiciales que beneficiosos. Por ejemplo, se debe evitar a toda costa cualquier baile que requiera levantar objetos pesados, dar tirones repentinos, saltar o girar. Los bailes urbanos y de hip-hop deben evitarse por completo, ya que es muy probable que te hagan tropezar o caerte debido a las bruscas sacudidas del movimiento. Bailar durante el embarazo te ayuda a mantenerte sana y nunca debe poner en peligro el nacimiento de tu hijo.

Embarazo Cardio Dance | Ejercicio en el tercer trimestre | 29 semanas

Es común ver a las futuras madres en la pista de baile, ya sean bailarinas sociales, instructoras o artistas profesionales. Hablé con mamás de bailes latinos de todo el país sobre sus experiencias bailando embarazadas y esto es lo que me contaron:

  Mary mcdonnell bailando con lobos

Todas las madres con las que hablé que bailaron durante el embarazo se alegraron mucho de haberlo hecho, citando todos los beneficios del baile que conocemos y amamos -la liberación del estrés, el ejercicio y la socialización- como especialmente útiles durante una época física y emocionalmente turbulenta.

“Me encantaba bailar antes del embarazo. La danza, en todos los sentidos, es mi terapia para tratar mi ansiedad y mi depresión, es mi liberación y es mi expresión artística cuando no puedo pintar. Cuando me quedé embarazada, eso no cambió. En todo caso, necesitaba más la danza, ya que era una mujer embarazada y sola, con un volcán de emociones que amenazaba con estallar en cualquier momento”, dice Krystal McManigal, de Charleston, S.C., una ávida bailarina y madre de un niño de tres años.

“Bailar durante el embarazo fue un reto, pero valió la pena. No gané cantidades locas de peso, tuve mucha actividad para distraerme de algunas de las preocupaciones y miedos que acompañan al embarazo, y me sentí más en sintonía conmigo misma en una época en la que mi cuerpo no era mío”, dice Elyse.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad