Canciones con ritmo para bailar

El ritmo del chasquido es un bailarín

Los DJs populares solían ser los que tenían las mejores colecciones de música, o tenían acceso a discos difíciles de encontrar.    Eso fue antes de que iTunes y luego Spotify pusieran grandes colecciones de música al alcance de cualquiera.    Ahora que este campo de juego se ha nivelado, podemos analizar los puntos más finos de ser un DJ eficaz:

Los grandes DJs saben que están ahí para los bailarines, no para lucirse.    La atención se centra en cómo se sienten los bailarines, no en lo guay que es el DJ.    Por lo tanto, los mejores DJs se preocupan principalmente por lo que quieren los bailarines. ¿Qué quieren los bailarines?

Canciones rítmicas para el jardín de infancia

En un principio, no estaba previsto que “Rhythm Is a Dancer” se lanzara como single. Sin embargo, las buenas reacciones del tema en las discotecas hicieron que el sello alemán de Snap!, Logic, cambiara de opinión. Logic organizó una prueba privada en su propia discoteca, la Omen, para ver la respuesta del público a la nueva canción. Allí fue donde se notó por primera vez el atractivo instantáneo de “Rhythm Is a Dancer” en las discotecas. El rapero Turbo B, que rechazó la canción cuando la escuchó por primera vez, añadiría una estrofa de rap al tema[5]. Snap! ganó el premio Echo de 1992 al mejor single vendido del año con “Rhythm Is a Dancer”[6].

  Canciones country para bailar en fiestas

Según Miz hit. tubes, un libro que analiza las listas de éxitos del pop francés, “esta canción de discoteca alterna el canto femenino en el estribillo con raps masculinos negros fluidos y ambientados en las estrofas. Estos están teñidos de una sonoridad resonante, que les confiere una suavidad asombrosamente melancólica, para un éxito de baile. Eso da a toda la pista un color particular, casi nostálgico”[7].

La letra del rap en la versión del álbum (no en la de 7 pulgadas) es una versión ligeramente modificada de las siguientes líneas de un ensayo de John Perry Barlow titulado “Being in Nothingness: Virtual Reality and the Pioneers of Cyberspace” y fueron interpretadas por el ingeniero de estudio Daniel Iribarren.[8]

Tengo el ritmo – canción

Hay algunos problemas en la vida que sólo pueden resolverse con una fiesta de baile. Tanto si bailas en el coche, como si subes el techo de la discoteca o te mueves solo en tu habitación, está científicamente demostrado que moverse al ritmo de la música libera dopamina, oxitocina, serotonina y endorfinas, es decir, sustancias químicas de la felicidad, en el cerebro. Básicamente, dejarse llevar por un ritmo pulsante lleno de acordes mayores y gotas de bajo es una forma de autocuidado.

¿No lo crees? Hazle caso a los expertos. El DJ inglés Jamie xx (que se anotó una canción en esta lista) explicó en 2015 por qué cree que bailar al ritmo de la música cargada de electrónica es esencial. “Es importante para mí porque simplemente me hace feliz”, dijo a Fader. “No hay muchas cosas que me hagan feliz. Por eso es importante para mucha gente. Puede ser algo que escuches por tu cuenta si quieres, pero realmente es algo diseñado para hacer feliz a la gente, incluso si es una canción triste. El acto de bailar es algo feliz”.

  El baile de la ola letra

Canciones rítmicas

El mambo comenzó su carrera con la música, y la gente desarrolló pasos que se ajustaban al ritmo de este nuevo sonido.    Fue creado por la fusión del jazz americano y el danzón cubano en la década de 1940. Al principio, el Mambo lo bailaban sólo los ricos de la sociedad cubana.    No fue hasta que el líder de la banda, Pérez Prado, introdujo la música del Mambo en el club nocturno La Tropicana de La Habana en 1943, que el baile se puso de moda. Aquí vemos a Pérez Prado interpretando la música de mambo en la película ¡Cha-Cha-Boom!

En 1947 ya se había extendido a Nueva York, y las academias de baile no tardaron en ponerse al día y empezar a enseñar esta nueva moda.    El mambo no sólo ha experimentado un reciente aumento de popularidad (gracias a Eddie Torres, alias el Rey del Mambo), sino que también podemos agradecer a este baile único que se haya convertido en…

Enrique Jorrín, compositor y violinista cubano, se dio cuenta en sus actuaciones de que muchos de los bailarines tenían problemas con los ritmos sincopados de la música del mambo.    Decidió diversificar sus composiciones cambiando el ritmo para que fuera más fácil de seguir. Cuando esta música se hizo popular, Jorrin vio que los bailarines añadían un paso triple a la danza.     Este nuevo baile, debido a su origen, recibió el nombre de “Triple Mambo”. La leyenda dice que el Cha Cha obtuvo su nombre por el sonido que hacían los pies de los bailarines al arrastrarse por la pista en la acción del triple paso.    El Cha Cha es un baile sincopado.    En 1954, la moda de este baile se elevó por encima de su predecesor a tal velocidad que en 1959 se informó de que era el baile más popular de Estados Unidos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad